Presa La Venta: monumento a la tragedia, a seis año de "Manuel" - Revista Acapulco

Lo nuevo

pendiente

miércoles, 4 de diciembre de 2019

Presa La Venta: monumento a la tragedia, a seis año de "Manuel"

Así era la Presa La Venta en sus mejores momentos

Así quedo después de “Manuel” causando la peor tragedia en la historia de Acapulco

Reportaje de José Antonio Sánchez

A casi cincuenta años de su construcción, durante la presidencia de Gustavo Días Ordaz (1964 a 1970) y del gobierno de Raymundo Abarca Alarcón (1963 a 1969), La presa La Venta como se le conoce, y cuyo nombre oficial es “Ambrosio Figueroa” nunca se rehabilitó de manera integral, aseguran investigadores, expertos y pobladores de las comunidades cercanas que resultaron borrados del mapa al romperse cuatro de sus siete compuertas, por causa de las abundantes lluvias que dejó el huracán “Manuel” y que provocaron las peores inundaciones de la historia de Acapulco, sobre todo, en los asentamientos humanos fincados a la vera del río de la Sabana y de la zona conocida como Diamante.
Según los especialistas de varias universidades, entre ellas la Universidad Autónoma de México, para que ocurriera lo que ocurrió en el puerto turístico más importante del País, incidieron varios factores: La corrupción oficial de los tres niveles de gobierno, la voracidad de constructoras y desarrolladoras al levantar fraccionamientos sobre humedales, causes de rio, arroyos y manglares; pero sobretodo, por la falta de un mantenimiento real de la Presa La Venta, por parta de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y cuyas compuertas, aseguran esos estudiosos, se encontraban dañadas y algunas fuera de operación, desde hace por lo menos diez años.
La Presa "La Venta" era en su momento de mayor esplendor, una central hidroeléctrica con una cortina de cemento de 260 metros de longitud y 40 metros de altura, localizada sobre el Río Papagayo, y antes de su destrucción, funcionaban 5 turbinas generadoras de 30 MW para proporcionar energía y agua potable a una buena parte del territorio guerrerense, sobretodo al puerto de Acapulco.
La Comisión Federal de Electricidad, reconoció la destrucción total del embalse y de cuatro de las siete compuertas, después de que la crecida de los niveles se hizo incontrolable, Hoy se sabe, que no funcionaron ninguno de los desfogues, y aunque la CFE lo niega, expertos de las UNAM aseguran, que fue por falta de mantenimiento. Los expertos dicen, que se pudo desfogar gran parte del agua de la presa, solo cuando la presión del agua rebaso el nivel de la corona y  se llevo cuatro de las siete compuertas. Efectivamente, las compuertas nos se pudieron abrir por estar atascadas de herrumbre, arboles y sedimento. En torno a esto, la CFE da una explicación técnica para intentar negar una realidad inocultable, señaló: “La fuerza del empuje del agua al superar el nivel de la corona de la cortina provocó un momento flexionante, lo que ocasionó el desprendimiento de las compuertas al recibir cargas extraordinarias”.
Lo cierto según pobladores de La Venta fue, que nunca pudieron abrirlas y el agua sobrepaso el borde de la presa, arrasando poblados enteros, como La Venta, y dejando damnificados en las comunidades de Cacahuatepec, Las Parotas, Perotilla, Los Llanos, La Concepción, Agauacaliente, Salsipuedes, Tasajeras, Amatillo entre otras, y total destrucción en colonias de la periferia de Acapulco asentadas a la vera del río de la Sabana y los fraccionamientos de la Zona Diamante.  

UNA HISTORIA MAS DE ABUSOS DE LA CFE

Al concluir la construcción de La Venta en 1965, los comuneros y campesinos del poblado de Omitlán recibieron la promesa de que serían indemnizados por quedar sus panteones, iglesias, comercios y casas, así como tierras de cultivo cubiertas por el agua del embalse. La promesa de indemnizaciones nunca fue cumplida y en aquel momento, los habitantes por su cuenta y riesgo, levantaron otra población que hoy se conoce como Villa Guerrero.
La Comisión Federal de Electricidad prometió pagarles a los dueños de la tierra a 4 pesos con 50 centavos el metro cuadrado, pero solo fue una promesa, ya que nunca liquidó, y fue hasta pasados 43 años, ya cuando muchos de los beneficiarios habían fallecido, que inició la entrega de cheques a cuenta gotas, con el solo propósito de quitarle banderas al Consejo de Comunidades Opositoras a la presa La Parota (CECOP).

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Páginas